Author: Ramon Sangüesa

Atacama: El secreto del mazapán

Atacama: El secreto del mazapán

En casa, por Navidad alguien nos regalaba mazapanes pequeños, cilíndricos, blancos y alargados. Los llamaban huesos. No nos gustaban mucho. No sé si por lo dulcísimos o por lo de huesos. Terminaban rechazados en un rincón de la alacena. Allá por primavera, los redescubríamos, resecos, caducados, incomibles. Antes de tirarlos a la basura nos entreteníamos rompiéndolos entre nuestros dedos como muchos años después haríamos con las burbujas de los embalajes de plástico. Se partían con un chasquido seco pero lento, un sonido que se desmoronaba, una caída de ruido en polvo.