Etiqueta: Relato

CONCENTRACIÓN

CONCENTRACIÓN

Damião decidió viajar a Buenos Aires cuando se dio cuenta de que la siguiente crisis de melancolía sería aún más fuerte. Al principio sentía una presión muy intensa en la parte inferior de la nuca y cierta dificultad para respirar. Después la presión empezó a extenderse por la zona lateral de la cabeza, llegando a alcanzar la mandíbula en las últimas ocasiones. Cuando empezase a sentir aquella maldita presión en la barbilla difícilmente conseguiría llevar una vida normal.

WHITE SANDS

WHITE SANDS

Íbamos mi mujer y yo en coche por la Highway 54, con rumbo sur, desde Alamogordo hasta El Paso. Habíamos pasado la tarde en White Sands, y tenía yo aún el cerebro abrasado de tanto resplandor. Me preocupaba incluso el haberme producido algún daño irreparable en la vista. La arena está sobre todo compuesta de yeso, y tiene la misma brillantez de la nieve recién caída. En realidad es aún más brillante. Es bastante difícil de creer que haya nada tan brillante.

PROCREAR

PROCREAR

Traducción de Ramón González Férriz [dropcap]I[/dropcap]mogene es menuda y muy blanca. Cabello de azúcar hilado, frente pálida, brazos de tiza. Imogene la Reina de Hielo. Imogene la Princesa de Leche. En el bíceps izquierdo lleva tatuada una telaraña negra. Es gestora de asignación de recursos de Cyclops Engineering en Laramie, […]

Luna Blanca

Luna Blanca

Anoche, al final de la madrugada, sonó el teléfono. Era Suley, una prima hermana que como yo vive en París, una exiliada del corazón y del afecto, un ser un poco extraño, que siempre ha estado revoloteando a mi alrededor a manera de un pájaro enjaulado. Me dijo que había […]

FESTEJOS EN TU HONOR

FESTEJOS EN TU HONOR

[dropcap]H[/dropcap]onorata había departido en contadas oportunidades con Martín Duque en Punto y Coma, escuchado sus palabras bajo el tintineo del cristal y los cubiertos, de otras voces. En los últimos meses corrían rumores ligados a su muerte, la ascendente fama literaria, la incomprensible devoción por ella. Punto y Coma. Ahora […]

DIARIO DE UN CUENTO. 1963

DIARIO DE UN CUENTO. 1963

Me dio la plata. Teme perder sus mapas, las fotos, las cartas; me contrató para que le ordenara su archivo, me paga un sueldo, etc., aprendí de él a decir etcétera cuando quiero cambiar de tema, pero él lo pronuncia más taxativamente en italiano: echétera, dice, y hace un gesto con la mano como diciendo no pienso seguir con eso. En realidad me paga la carrera.